El último Vampiro – Christopher Pike

Soy una vampira, vale. Pero en el sentido real de la palabra vampira. Las historias que se han dicho acerca de las criaturas como yo, no son para nada ciertas. No me convierto en cenizas con el sol, ni me encojo de miedo cuando veo a un crucifijo. Traigo puesta ahora una pequeña cruz de oro alrededor de mi cuello sí, pero sólo porque me apetece. No puedo comandar una manada de lobos para atacar o volar a través del aire. Tampoco puedo convertir a alguien simplemente por darle a beber mi sangre. Los lobos me quieren y, al igual que la mayoría de los depredadores, puedo saltar tan alto que uno puede pensar que puedo volar. En cuanto a la sangre, ah, la sangre, todo el tema me fascina. Me gusta cálida y que gotee cuando tengo sed. Y a menudo tengo sed…

DESCARGAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s