En el mito y en la historia de Tamoanchan a las siete ciudades – Miguel León Portilla

Es importante ponderar algunas de las semejanzas y diferencias entre el mito y la historia para poder acercarnos a varios relatos sobre los lugares o ciudades sagradas, originales o primordiales, ya fueran éstas reales o fantásticas y de difícil o imposible ubicación.

En la vasta geografía del cemanáhuac –la tierra en el anillo del agua–, que más tarde se
nombró Nueva España, hubo asentamientos de pueblos y ciudades de cuya existencia hablan relatos que son mitos o historia o ambas cosas a la vez. La textura del mito la tejen palabras primordiales; la de la historia, según se dice, palabras resultado de indagación. Etimológicamente, mito –mythos– significa palabra; historiar –del verbo historein– es inquirir. ¿Mitos e historia son expresiones irreductibles? ¿O son dos modos distintos de evocar un pasado? ¿Son dos formas de construir significación en el discurrir temporal de los seres humanos?

Desde la perspectiva de sus consecuencias, ¿qué ha calado más hondo en sus vidas, los relatos míticos o los que llamamos históricos?
¿Los relatos sagrados –los que dan cimiento a las creencias religiosas– son míticos o históricos o una y otra cosa?

DESCARGAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s